CRÓNICA: EL NUEVO DELFÍN

n menos de una semana, Delfín ha cambiado su juego y su ánimo.
Mucho tiene que ver en ello la decisión precisa del presidente, economista José Delgado, quien decidió darle un giro al equipo cambiando de entrenador.

Fabián Bustos, un hombre de la casa, pasó de ser el director deportivo al técnico y enseguida impuso una idea de juego renovada: atacar con laterales como flechas y con volantes por afuera como delanteros.
En medio de ellos, Andrés Chicaiza, el conductor y arriba un delantero como Carlos Garcés, una mezcla de sacrificio, técnica y gol. Todo ello sustentado por una defensa en la que Luis Luna se ha convertido en líder.

Los resultados están a la vista: dos triunfos en menos de una semana y un juego que da ganas de aplaudir.
Hoy, el cetáceo ganó 3-1 a Emelec, el actual campeón, en un duelo con sabor a revancha tras la final.

El Orgullo de Manabí demostró tener además espíritu combativo: empezó perdiendo con anotación de penal de Burbano, pero el tanto no lo amilanó sino que lo animó a seguir atacando hasta que llegó el empate por intermedio de Nazareno, que apareció como delantero y empujó de cabeza un centro enviado por Garcés. El goleador también asiste.

El segundo tanto llegó minutos después. El uruguayo Arismendi puso el 2-1 aprovechando una pelota suelta dentro del área.

Apenas iniciada la segunda parte, Garcés puso el 3-1 de tiro penal y de allí para adelante los dirigidos por Bustos dominaron la pelota, el espacio y las acciones.
Bastaron cinco días para demostrar que la decisión de nuestro presidente fue la correcta.

Delfin SC Manta