CRÓNICA | GANAR Y GUSTAR

CRONICA.jpg


Delfín calentó la noche mantense con goles y buen fútbol.
El Orgullo de Manabí venció 5-2 a Universidad Católica jugando su mejor primer tiempo de la temporada y un partido en el que le apostó a la tenencia de la pelota y a la profundidad.
Lo dijo el profesor Fabián Bustos en la rueda de prensa: la figura fue el equipo.

Con Chicaiza como conductor, con Mera fino de cara al gol y con dos mediocentros (Godoy y Piñatares) que cortaron y jugaron, el equipo encaminó pronto la victoria. No habían pasado 10 minutos y ya ganábamos 2-0.

Mera había abierto el marcador al convertir con suave toque una asistencia al espacio del “Mago” Chicaiza, quien anota y asiste.

Enseguida Garcés convirtió La segunda de crack: bajó una pelota en el área, controló de forma orientada y remató sin dejarla caer la pelota. Un golazo de un nueve letal.

Mera extendió la ventaja al 35 definiendo como nueve: apareció dentro del área nuevamente para desviar la pelota a red.

En la segunda parte, y con el resultado a favor, el equipo no salió a esconderse sino a jugar. Católica encontró el descuento por intermedio de Cifuente. Reaccionó el cetáceo que alargó la ventaja otra vez por intermedio de Mera, quien empujó a red una asistencia de Oña que llegó a fondo a pura velocidad.

Cifuente respondió con el 4-2. Ya cuando se acababa el partido, Chicaiza demostró por qué le dicen El Mago: te esconde la pelota y cuando te la muestra es para desenfundar un pase preciso o un remate a red. Esta vez fue lo segundo: agarró la pelota en la media cancha, avanzó metros con el balón al pie pegado como con un hilo, se sacó las marcas que tuvo al frente para desde fuera del área sacar un remate que nunca vio Galindez. Era el postre de un partido memorable en el Jocay.

El cetáceo sueña con volver a Copa y va por buen camino.

Delfin SC Manta